Neoplasia de células plasmáticas

por Rosemarie Tremblay-LeMay MD MSc FRCPC y Vathany Kulasingam, PhD, FCACB
Marzo 2, 2022


¿Qué es una neoplasia de células plasmáticas?

Una neoplasia de células plasmáticas es un tipo de cáncer que comienza a partir de células inmunitarias especializadas llamadas Células de plasma. Las células plasmáticas normales producen diferentes tipos de proteínas llamadas inmunoglobulinas (anticuerpos) que ayudan a proteger el cuerpo de microorganismos tales como virus. Por el contrario, todas las células plasmáticas de una neoplasia de células plasmáticas producen el mismo tipo de inmunoglobulina. Las células plasmáticas anormales también producen mucha más inmunoglobulina que las células plasmáticas normales.

¿Qué son las células plasmáticas?

Células plasmáticas comienzan su vida como un tipo especializado de células inmunitarias llamadas linfocitos B. Una vez que un linfocito B se convierte en una célula plasmática, tiene la capacidad de producir proteínas especiales llamadas inmunoglobulinas (Ig), que también se denominan anticuerpos. Las inmunoglobulinas protegen nuestro cuerpo al adherirse a las bacterias y virus, lo que los hace más fáciles de eliminar del cuerpo. Las inmunoglobulinas también pueden adherirse a células anormales o células que han dejado de funcionar normalmente.

Las inmunoglobulinas se componen de cuatro partes y cada parte se llama cadena. Una inmunoglobulina está formada por dos cadenas pesadas y dos cadenas ligeras. Hay cinco tipos diferentes de cadenas pesadas, llamadas A, G, D, E, M y dos tipos diferentes de cadenas ligeras llamadas kappa y lambda. Puede usarse cualquier combinación de cadenas pesadas y ligeras para producir una inmunoglobulina. Estas opciones permiten que su cuerpo produzca muchos tipos diferentes de inmunoglobulinas (por ejemplo, IgA kappa, IgG lambda, etc.).

Si bien el sistema inmunológico tiene la capacidad de producir muchos tipos diferentes de inmunoglobulinas, cada célula plasmática produce solo un tipo de inmunoglobulina. Debido a que nuestro sistema inmunológico produce millones de células plasmáticas diferentes, es normal encontrar muchos tipos diferentes de inmunoglobulinas en el cuerpo en cualquier momento.

¿Qué pruebas realizan los médicos para buscar inmunoglobulinas anormales?

Su médico puede ordenar una prueba llamada electroforesis de proteínas séricas para ver las inmunoglobulinas en su sangre u orina. Los resultados de la prueba aparecen como una línea en un gráfico. Un resultado normal parece una línea con muchas pequeñas protuberancias. Cada pequeña protuberancia en la línea es un tipo diferente de inmunoglobulina. Un resultado anormal muestra un pico grande (vea el área negra en la imagen de abajo). Este gran pico es la inmunoglobulina anormal. Otras pruebas pueden mostrar la acumulación de cadenas ligeras en su sangre u orina.

Las células plasmáticas anormales en una neoplasia de células plasmáticas producirán solo un tipo de inmunoglobulina. Esto resultará en mayores cantidades de IgG o IgA (o rara vez IgD o IgE) y una cantidad excesiva de kappa o lambda en comparación con lo normal.

¿Cómo hacen los patólogos el diagnóstico de neoplasia de células plasmáticas?

El diagnóstico de neoplasia de células plasmáticas generalmente se realiza después de que su médico extraiga una pequeña porción de su médula ósea en un procedimiento llamado biopsia. Para algunos pacientes, las células plasmáticas anormales forman un tumor fuera del hueso. En esa situación, su médico puede realizar una biopsia de ese tumor en su lugar. En raras ocasiones, las células plasmáticas se pueden ver en su sangre. Luego, el tejido se envía a su patólogo, quien lo examina bajo el microscopio.

Al examinar el tejido bajo el microscopio, su patólogo determinará el porcentaje de células plasmáticas anormales presentes en su médula ósea. Su médico podrá combinar esta información con los resultados de otras pruebas para determinar el tipo de neoplasia de células plasmáticas.

neoplasia de células plasmáticas

¿Qué otras pruebas realizan los patólogos para la neoplasia de células plasmáticas?

Inmunohistoquímica

Su patólogo realizará una prueba llamada inmunohistoquímica para obtener más información sobre las células plasmáticas en su muestra de tejido y confirmar que son anormales. La inmunohistoquímica es una prueba que usa anticuerpos para resaltar diferentes tipos de proteínas producidas por las células. Cuando las células producen una proteína, los patólogos describen el resultado como positivo o reactivo. Cuando las células no producen la proteína, el resultado se describe como negativo o no reactivo.

Las células cancerosas en las neoplasias de células plasmáticas provienen de las células plasmáticas y, como resultado, producen proteínas que normalmente producen las células plasmáticas, como CD138, MUM1 o CD79a. También pueden producir proteínas que no son producidas por células plasmáticas normales, como CD20, CD117, CD56 o CyclinD1.

Hibridación in situ

Su patólogo también puede realizar una prueba llamada hibridación in situ (ISH) para determinar qué inmunoglobulinas están siendo producidos por las células plasmáticas anormales. Como se describió anteriormente, estas células plasmáticas anormales en una neoplasia de células plasmáticas producirán solo un tipo de inmunoglobulina, por ejemplo, IgG kappa o IgG lambda.

Pruebas moleculares

Cada célula de su cuerpo contiene un conjunto de instrucciones que le indican a la célula cómo comportarse. Estas instrucciones están escritas en un lenguaje llamado ADN y las instrucciones se almacenan en 46 cromosomas en cada célula. Debido a que las instrucciones son muy largas, se dividen en secciones llamadas genes y cada gen le dice a la célula cómo producir una pieza de la máquina llamada proteína.

A veces, un fragmento de ADN se desprende de un cromosoma y se adhiere a un cromosoma diferente. Esto se llama translocación y puede resultar en que la célula produzca una proteína nueva y anormal. Si la nueva proteína permite que la célula viva más que otras células o se disemine a otras partes del cuerpo, la célula puede volverse cancerosa. Las células malignas también pueden perder o ganar un fragmento de ADN.

Los patólogos suelen evaluar estos cambios moleculares realizando hibridación in situ fluorescente (FISH) en un trozo de tejido del tumor. Este tipo de prueba se puede realizar en el biopsia muestra.

Se pueden observar diferentes tipos de anomalías en las neoplasias de células plasmáticas. Incluyen translocaciones que involucran a la proteína IGH, pérdida del cromosoma 1p o 17p (códigos para el gen TP53) y ganancia del cromosoma 1q. La presencia de estas anomalías puede ayudar a su médico a determinar su pronóstico.

¿Cómo dañan el cuerpo las células plasmáticas anormales en una neoplasia de células plasmáticas?

Hay tres formas en que una neoplasia de células plasmáticas daña el cuerpo:

  • Lesión de riñón - Los riñones son responsables de eliminar los desechos y las sustancias químicas nocivas de la sangre. Los riñones normalmente eliminan las inmunoglobulinas de la sangre, pero los niveles altos de inmunoglobulinas pueden dañar los riñones.
  • Daño óseo - Las células plasmáticas anormales pueden acumularse dentro de los huesos. Esto da como resultado daño óseo y una mayor cantidad de calcio en la sangre.
  • Disminución de glóbulos rojos (anemia) - La producción de glóbulos rojos depende tanto de la salud de los riñones como de la médula ósea. Como resultado, los pacientes con una neoplasia de células plasmáticas a menudo producen menos glóbulos rojos debido al daño a sus riñones y huesos. Esta condición se llama anemia.
¿Cuáles son los tipos de neoplasias de células plasmáticas?

La neoplasia de células plasmáticas se puede dividir en diferentes categorías según la cantidad inmunoglobulina se encuentra en su sangre u orina, así como cuántas células plasmáticas se ven en su médula ósea y si hay evidencia de daño en sus órganos.

  • Gammapatía monoclonal de significado indeterminado (GMSI) - Este diagnóstico se realiza cuando las células plasmáticas representan menos del 10% de las células de la médula ósea, las inmunoglobulinas detectadas en la sangre u orina están por debajo de cierto umbral y no hay daño en sus órganos. La GMSI se considera una afección precancerosa porque solo un pequeño porcentaje de personas con esta afección pasará a la siguiente etapa.
  • Mieloma de células plasmáticas - Este diagnóstico se realiza cuando hay más del 10% de células plasmáticas en la médula ósea y las inmunoglobulinas que se encuentran en la sangre u orina están por encima de un cierto umbral.
    • Si no hay evidencia de daño a sus órganos, esto se llama mieloma de células plasmáticas asintomático (o latente).
    • Si hay evidencia de daño a sus órganos o más del 60% de las células plasmáticas en su médula ósea, esto se llama mieloma de células plasmáticas o mieloma múltiple.
¿Qué es un plasmocitoma?

A veces, las células plasmáticas anormales pueden agruparse para formar un tumor. Un tumor formado por células plasmáticas anormales se llama plasmocitoma. Cuando se forma un plasmocitoma fuera del hueso, se denomina plasmocitoma extraóseo. Si solo se encuentra un tumor en un hueso sin lesionar otras partes del cuerpo, se denomina plasmocitoma solitario del hueso.

¿Qué es la leucemia de células plasmáticas?

Las células plasmáticas anormales también pueden pasar a la sangre. Si representan más del 20% de los glóbulos blancos en la sangre, se denominará leucemia de células plasmáticas.

¿Qué es la amiloidosis?

A veces, las inmunoglobulinas anormales producidas por las células plasmáticas se acumulan en los tejidos. Cuando esto sucede, puede crear una sustancia llamada amiloide. La amiloidosis es una afección en la que se acumulan grandes cantidades de amiloide en el cuerpo y causan daño a los órganos. En la amiloidosis, es posible que solo se observe una pequeña población de células plasmáticas anormales en la médula ósea. Para ver amiloide, su patólogo puede usar un mancha especial llamado Rojo Congo. Con esta mancha, el amiloide se ve rojo bajo una luz normal y verde manzana bajo una luz especial.

A+ A A-